Las perras y el nuevo inquilino

Desde que nació el pelón una de las preguntas que con más frecuencia he escuchado es la de ¿qué tal lo han aceptado las perras? o sus otras versiones como ¿qué hacen cuándo lo ven? ¿las dejas tocarlo? ¿han cogido celos? y muchos otros comentarios que ponen en duda la capacidad de mis chicas de aceptarlo.

Mis perras tienen 5 y 3 años. Ese es el tiempo que llevan con nosotros, su familia, sus vivencias e historia se basan en la vida que nosotros les hemos dado. Las hemos tratado siempre como dos reinas (especialmente yo, que las mimo mucho), las hemos cuidado como mejor hemos sabido y les hemos ofrecido todas las comodidades que consideramos que necesitan. Paseos largos, salidas al campo (que les chifla), muchos juegos con pelota… La mayor de ellas (perro de agua) tiene un carácter especial, le daba miedo quedarse sola en la casa cuando nos íbamos y sufrió ansiedad por separación. Debido a ello, le habilitamos una de las habitaciones de la casa para dejarlas dentro cuando no estuviéramos y que ella se quedara más tranquila (funcionó, le gusta estar en un sitio pequeño y poder controlarlo). Para ellas su habitación es su sitio, tienen una cama real (para niños, de ikea) donde duermen, tienen sus juguetes, tienen sus “premios” (los picoteos que les damos), está decorada con sus fotos… en fin, con esto quiero hacer ver hasta qué punto las cuidamos y las incluimos como miembros de la familia.

Mi mayor temor era que no aceptaran al pequeño, porque ellas ya se sentían en parte nuestras hijas y que les quitaran cierto protagonismo no sabía cómo lo iban a tolerar. La mayor es muy protectora y posesiva, y nuestra relación es muy especial (la que existe entre ella y yo); además que nunca le han hecho gracia los niños. La pequeña (pequeña de edad, pero es la más grande jeje) es bastante temerosa y se asusta con facilidad, y reacciona mal ante las cosas que le dan miedo. Leí mucho, y busqué información para hacerlo lo mejor posible y no fracasar. En mi interior confiaba en que todo iba a salir bien, pero siempre te queda la duda.

Estando embarazada, cuando ya tienes la barriguita más prominente, me las acercaba muchas veces a que la olieran y esperaba a ver sus reacciones. La verdad es que se quedaban igual las dos, la olían y me daban besos como me los daban en las piernas o los brazos. Nunca me dio la impresión de que fueran conscientes de que había vida ahí dentro (eso que dicen que ellos lo perciben y lo notan incluso antes que tú, conmigo nunca pasó). Le hablaba algunas veces “del hermano” y repetía su nombre para que empezara a ser familiar, pero realmente te sientes un poco loca hablándole a dos perras (que ya sabemos que nos entienden, pero no tan literal) del futuro “hermano” que van a tener. Visto así sí que puedo parecer un poco desequilibrada, pero supongo que la que tenga animales me entenderá!

En casa hay ciertas estancias en las que, por higiene, no las dejamos entrar. Las habitaciones y la cocina son sagradas. Cuando empezamos a preparar la habitación del bebé hicimos lo mismo, enseñarles que no podían entrar y que era una zona que debían respetar (considero que es importante enseñárselo antes de que esté el bebé, para que no lo asocien a su llegada). Ellas lo aceptaron bastante rápido y lo aprendieron muy bien, siempre esperan en la puerta de la habitación sentaditas y respetan el lugar (es como si hubiera una línea imaginaria que les impide pasar, son muy graciosas).

Les fuimos enseñando las cosas que comprábamos (las más importantes) para que también las conocieran y no les asustara, como el carro por ejemplo. Lo montamos y lo dejamos en el salón, ellas se acercaron a olerlo e inspeccionarlo por completo (son muy curiosas) hasta que dejó de llamarles la atención y volvieron a sus camas. Cosas como esa, poco a poco, fuimos introduciéndolas para que fueran asimilando los cambios con la mayor naturalidad posible.

Como mi FPP era en agosto, y nunca se sabe si se va a adelantar o retrasar, aprovechamos que mis suegros se iban a pasar el verano a su casa de campo para dejarlas con ellos todo el mes de agosto (ellas allí se lo pasan pipa). No queríamos tenerlas en casa por la sencilla razón de que no íbamos a poder dedicarles tanto tiempo, y si me ponía de parto no queríamos dejarlas esperándonos sin poder sacarlas o darles de comer. Además para las primeras semanas, con la locura de las visitas, consideramos que era mejor que ellas no se encontraran allí (porque las visitas van a ver al niño, no a las perras, y ellas no iban a entender que no las saludaran o les dedicaran tiempo).

Cuando nació el peloncete, les dimos a mis suegros un pañal usado y una mantita que habíamos usado de arrullo y tenía su olor. Ellos a su vez se lo dieron a las perritas para que lo olfatearan y familiarizaran el olor. Les dejaron el arrullo para ellas, que incluso dormían con él, y le hablaban de su hermano (nos facilitaron mucho la tarea, porque sus acciones también ayudaron a que lo reconocieran). Después de una semana asentados en casa con el bebé, decidimos que ya era momento de que las chicas volvieran y empezáramos nuestra vida como familia al completo.

Yo estaba súper nerviosa, necesitaba que pasara ya ese momento y ver por mí misma si al final todo salía bien o no. Decidimos que lo más acertado era hacer las presentaciones en la calle, para que ellas no entraran en casa y se encontraran con el inquilino allí; sino que nos encontráramos en la calle y entráramos en casa todos juntos. Y así lo hicimos, yo me fui con el peque en el carro a dar un paseo y mi marido se quedó en casa esperándolas (mis suegros las traían). Cuando ellas llegaron, él las llevó por toda la casa dejando que olieran y vieran cómo estaba todo. Después salió con ellas a la calle y nos reencontramos. Yo tenía en los bolsillos premios para darles una vez que olieran al niño. Al verlas las saludé muy contenta (llevaba 2 semanas sin verlas), y seguidamente cogí al bebé y se lo acerqué un poco. Le olieron los piececitos y olieron el carro, pero lo que les importaba realmente eran los premios. Las felicité por hacerlo tan bien y les di sus golosinas, y seguimos dando el paseo en familia y jugando con la pelota. De pronto fue como si nunca se hubieran ido y no hubiera cambiado nada, ahí estábamos los cinco juntos reunidos dando nuestro primer paseo en familia como si lo hubiéramos hecho siempre. El alivio fue tremendo.

Desde entonces hasta hoy ha ido todo de maravilla, nunca han tenido celos del bebé y nunca han querido hacerle nada malo (lo que quieren es chuparlo y olerlo desde el principio). Las puedo dejar a solas con él, no hay peligro ni riesgo. Es ahora cuando él ya las distingue, y está deseando agarrarlas del pelo y jugar con ellas (ya lo vamos dejando tocarlas, pocas veces). Ellas se dejan hacer y sólo intentan darle besos. Tengo dos soles por perras, estoy súper orgullosa de ellas y esto hace que las quiera más si cabe. Descubres que a veces son hasta más humanos que nosotros, que nacen libres de maldad, que son completamente fieles y se desviven por ti. Que mi hijo crezca con ellas para mí es un regalo, pienso que le van a  aportar muchos valores que no tenemos las personas. Y quiero que él aprenda a respetar y amar a los animales desde pequeño, que las considere sus hermanas y que crezca rodeado del cariño y la ternura que sólo ellas le pueden dar.

 

Anuncios

10 thoughts on “Las perras y el nuevo inquilino

  1. Me encanta este post, yo también le hablaba a mi perro, de que llegaría el bebe y teníamos que cuidarlo, pero el seguía igual conmigo se ponía encima de la barriga hasta que una vez mi hijo dio un golpe y no sabéis el susto que se llevó mi perrito ji ji… Ahora que ya anda mi hijo se le ilumina la cara y sale a correr y perseguirlo y el perro el pobre se enconde ya que mi hijo es muy bruto no acaricia le da porrazos, en fin poco a poco.

    Le gusta a 1 persona

  2. Tenía el mismo miedo que tu; que mi peludo no aceptase a la peque o que tuviese celos. Ahora que la niña ya es más grande a él le hace más gracia, se acerca a ella, le da lametones.. Y la niña está como loca con él. Eso si, le tira de los pelos al mínimo acercamiento; le tiene frito al perro jaja. Pero con 6 meses es difícil hacerle entender.. Todo llegará. Sin duda van a aprender mucho de ellos 🙂 Me encanta como lo gestionasteis, y lo de la habitación para ellos me parece todo un acierto! Saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tus palabras! Yo estoy deseando verlos jugar juntos pero todo a su tiempo, y lo de la habitación definitivamente fue un acierto porque es para ver lo que les gusta a ellas estar allí (y lo bonita que se la tenemos, modestia a parte jeje). Un besito!

      Me gusta

  3. Que guay que no has tenido ningun problema, yo tengo un perro donde mis padres que ya esta mayor, tiene 13 años, y le cuidamos como un niño, no es muy afable con los niños que vienen a casa porque les tiene envidia…a ver como actua con mi bebe.

    Le gusta a 1 persona

  4. Te ha ido muy bien porque lo has hecho fenomenal. Has pensado en vosotros y en ellas y has sabido darles su lugar. Es maravilloso que los niños se críen con animales. En nuestro caso el Vikingo va a crecer con tres gatos y dos perros (estos los verá de vez en cuando). Un beso enorme.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias! Tus palabras siempre son de ánimo y felicitación, qué alegría! Tu Vikingo sí que va a pasarlo bien con tan buena compañía! Yo soy amante de los gatos, antes de perras tuve gato, pero ahora ya tenemos el cupo completo jeje. Me apasionan, y algún día me encantaría volver a tener gato. Creo que es imprescindible respetar su posición y no hacerles sentir desplazados, porque entonces ya la fastidiamos. Un besote y a disfrutar de tu manada 😉

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s