Vamos mejorando!

¡Buenos días! Paso por aquí brevemente para contaros que Peloncete va a mejor, aún tiene moquetes y tos pero respira con más facilidad y parece que esta noche ha sido casi “buena” (las dos anteriores fueron una pesadilla, tengo tanto sueño acumulado que podría dormir un día entero). Así que espero que en el fin de semana el pequeñín se recupere ya por completo y volvamos a hacer vida normal, voy a intentar sacar un ratito para ir leyendo vuestros post y ponerme al día que siento que me estoy perdiendo mucho!

Os espero con muchas ganas a la vuelta, que ya sabéis que el blog me da mucha vida y siempre alegra saber de vosotros. ¡Que disfrutéis el fin de semana y el puente (quien lo tenga)! 

Un beso enorme 

 

Anuncios

Andamos malitos

Buenos días familia bloguera, no estoy publicando nada esta semana porque tengo al peque malito (odiosos mocos!) y sólo puedo (y quiero) dedicarme a él. Hay que ver lo que se sufre por ellos, que no pueden explicar lo que les pasa y nos sentimos tan impotentes… 

Cuando tenía 3 meses pasamos una bronquiolitis con ingreso hospitalario incluido, así que esta vez estoy poniendo todo de mi parte para evitar que llegue a más. Me da pánico pensar que podemos pasar por lo mismo… Espero volver pronto por aquí, no os olvidéis de mí jeje! Cuando se recupere me pondré al día con vuestros post y os contaré algo que tenía pendiente. 

Un beso a todos 😘

Lo mejor para tu bebé

Mañana, 22 de abril, se celebra en muchos países el Día Internacional de la Madre Tierra. Lo que se pretende a través de esta fecha es crear conciencia sobre los problemas de contaminación y la necesidad de proteger el medio ambiente y la biodiversidad. Es un tema de total actualidad desde hace ya varios años, y cada vez más pues ya sabemos que si no cuidamos lo que tenemos ahora el futuro de nuestros hijos y nietos no será el deseado.

Desgraciadamente, aún hay personas que no le dan importancia y actúan sin pensar en las consecuencias. Yo, aunque no soy ecologista, intento aportar mi pequeño grano de arena y cuidar en la medida de lo posible tanto el medio como mi salud. Porque estoy totalmente convencida de que nos acarrea problemas a todos, y con la salud no se juega.

En mis años de facultad conocí a muy buenas amigas, entre ellas a mi amiga S. Ha sido siempre una luchadora, nunca ha tenido una vida fácil y es una curranta de las que ya no quedan. Desde que la conozco no ha dejado de trabajar y luchar por crearse un futuro. Ha tenido muchos problemas de salud, creíamos que la mayoría derivados del estrés. Pero en su búsqueda insaciable por dar solución a éstos, encontró que era alérgica a distintos componentes que se encuentran en los productos que usamos a diario para la higiene personal. Se puso a investigar para encontrar productos “libre de tóxicos” y descubrió la cosmética ecológica. Desde entonces, su vida dio un giro de 180 grados y no ha vuelto a ser la misma.

Actualmente tiene su propia empresa dedicada a la cosmética ecológica (aunque no se centra sólo en la cosmética, pero es el elemento principal). Si tenéis interés podéis visitar su web en Cosbioethic. Para mí este mundillo era totalmente desconocido, hasta que ella me empezó a informar sobre todos los tóxicos que están presentes en la mayoría de productos que usamos y las consecuencias que acarrea su uso prolongado a largo plazo. Desde entonces intento evitar en la medida de lo posible usar cosmética convencional, aunque hay que ser cuidadosos porque ahora está de moda lo natural y las grandes empresas nos intentan vender gato por liebre. No quiero indagar mucho en el tema porque daría para varios post y lo que quiero contaros hoy es algo en concreto, simplemente hago una pequeña introducción para que conozcáis un poco el caso de mi querida amiga S.

Llevo meses usando gel, champú, maquillajes y cremas ecológicas. Mi piel siempre ha sido súper seca, desde que uso una de sus cremas es una piel completamente normal. Mi pelo ha sufrido el cambio más espectacular, todo el mundo me comenta lo brillante y sano que está (claro, ¡por fin está libre de tóxicos!). De modo que para mi bebé no tenía dudas, quería usar sólo productos naturales. Está claro que el bolsillo se resiente un poco más, no nos vamos a engañar, pero mientras nos lo podamos permitir no queremos usar otra cosa con Peloncete. Y cuando no podamos ya nos apretaremos como sea, como ya he dicho la salud es lo primero.

Así que mi amiga cuando nació mi pequeño y vino a conocerlo, se presentó en casa con una cesta de regalo llena de productos ecológicos. A mí el regalo me fascinó, y desde aquí te vuelvo a dar las gracias porque no es merecido. Pero lo que más me ha fascinado es probar los productos, una vez más estoy encantada con ellos. Es por eso que hoy quería recomendaros los que he probado (por el momento) para bebés, y si os animáis y los probáis seguro que me dais la razón.

IMG_1802
Aquí os dejo foto de la cesta que me regaló (la foto no es de calidad porque la hice rápido para poder abrirla jejeje)

El contenido de la fabulosa cesta era el siguiente:

  • Gel/champú delicado de niños de Anthyllis formulado a base de proteínas de arroz y extracto de hibisco. Me encanta su aroma y su suavidad, con pequeña cantidad hace mucha espuma por lo que no es necesario usar demasiado. He de confesar que yo también lo he usado un par de veces, tanto para cabello como para cuerpo, no me pude resistir… 

gel-champu

  • Pasta al agua para el cambio de pañal de Anthyllis formulada a base de óxido de zinc, manteca de karité y almidón de arroz. Muy ligera y nada pegajosa, con un olor también exquisito (el olor a natural me encanta). La piel la absorbe muy bien y protege de maravilla, nunca hemos sufrido una irritación (excepto cuando le salieron los dientes, pero no se debía a la humedad del pañal). 

pasta al agua

  • Leche corporal hidratante de Anthyllis específica para pieles con tendencia atópica de bebés, niños y adultos. Hidrata y calma la piel gracias a su alto contenido en aloe vera y extracto de algas marinas. De rápida absorción y un tacto ligero y nada pegajoso, y por supuesto de olor excelente.

crema corporal

  • Toallitas húmedas de Anthyllis formuladas a base de manzanilla y caléndula. Las mejores toallitas que he probado, no he encontrado otras que me gusten más. El olor me encanta, son finas y suaves (las que son muy gruesas y se parten no me gustan nada). Precisamente las toallitas son una de las cosas más contaminantes (y que más usamos), y éstas son mis preferidas. toallitas
  • Jabón de algas marinas de Faith in Nature rico en minerales y antioxidantes. No contiene perfume, es ideal para la piel de bebé. Deja la piel muy suave y cunde muchísimo, además hace mucha espuma con poco que frotes.jabon
  • Guante de algodón orgánico para pieles suaves y delicadas de Green&Beauty. Es como pasar un algodoncito por el cuerpo, por su suavidad y delicadeza. Se puede lavar en la lavadora y no pierde suavidad, por lo que es idóneo para las pieles tan delicadas de nuestros bebés.  

Como veis mi amiga fue súper generosa, y me regaló lo mejor para mi pequeño. Si estáis interesados en su web podéis ver todos sus productos y comprarlos, llegan a todas partes de España y si superas los 50€ de compra los gastos de envío son gratuitos. Es una profesional, su servicio y productos son de plena confianza y nos garantizan los mejores resultados. 

Recordad que usando productos ecológicos certificados no sólo aseguráis el cuidado de vuestra salud, sino que además el proceso de producción es respetuoso con el medio ambiente y los animales. Los beneficios a nivel personal y medioambiental son innumerables, confío en que poco a poco se normalice y los precios sean más asequibles (que es el único inconveniente que le veo). 

Si os animáis a probarlos espero vuestras sugerencias y opiniones, y si ya sois usuarios de este tipo de cosmética también espero vuestras recomendaciones. 

¡Feliz jueves amigos! 

8 meses de amor

Hace 2 días Peloncete cumplió 8 meses… y nosotros seguimos sin dar crédito al ver lo rápido que pasa el tiempo ante nuestro pequeño.

En mi mente se mezclan recuerdos que siento que voy a olvidar, sensaciones y primeras veces que quiero dejar grabadas a fuego en mi memoria y me da miedo perder. Su cara de recién nacido, sus movimientos torpes, sus sonidos. Esa primera carcajada, aquella vez que se llevó el chupete a la boca solo, o la primera ocasión en la que se volteó en la cama. Todo es nuevo para nosotros y todo es especial, cada pequeño logro es merecedor de una fiesta y de un orgullo para sus padres.

Cada vez se va definiendo más su personalidad y nos conocemos y entendemos mejor. Por eso, cada día me tiene más enamorada. Porque la palabra es esa, enamoramiento. Me llena de amor mirarlo y ver cómo me sonríe, sus carcajadas son vida pura, las sílabas que pronuncia y las caricias que me hace me vuelven completamente loca.

Soy tan afortunada de tenerlo, y no sé si estoy a la altura de alguien tan grande siendo tan pequeño. Soy afortunada porque es un niño buenísimo, sé que está mal que yo lo diga, pero por qué no decirlo cuando es la verdad.

Es un niño que duerme de maravilla, al menos por las noches. Desde las 21h que se acuesta hasta las 09h que se levanta, se queda solo en la cama y no le importa. Aun estando acostumbrado a colechar, no nos necesita para estar dormido. Se despierta una vez para comer durante la noche, pero no se espabila y se duerme sobre la marcha. Por las mañanas cuando lo despertamos lo primero que hace es sonreír y querer abrazarnos, ¿no es para volverse loco de amor?

En cuanto a la alimentación, inmejorable. Todo le gusta, todo lo prueba, todo lo come. Nunca hemos tenido ningún problema al introducirle un alimento nuevo, a él todo le viene bien. Hoy en día come fruta (manzana, pera, plátano, naranjas, mandarinas), verduras (patata, zanahoria, calabaza, calabacín, puerro, apio, judías) y carne (pollo, pavo y ternera). Me habría gustado practicar el BLW pero me veía muy insegura y no lo veía preparado para darle alimentos sólidos, así que optamos por el método tradicional. Pretendo ir cambiándolo conforme vea sus capacidades, hoy por hoy algunas veces le doy pan y algún trozo de fruta. Poco a poco.

Lo que más me gusta de mi hijo es su independencia y lo extrovertido que es. No necesita a sus padres para estar bien, pues le encanta relacionarse con otras personas e interactuar (y si es con otros niños ya ni os cuento). Cada vez lo dejamos más tiempo con las abuelas, por necesidad en muchas ocasiones, y él se lo pasa pipa. Cuando salimos con amigos (siempre durante el día, por la noche creemos que es imposible porque tiene muy asimilada la rutina y le entra sueño) se porta genial, disfruta estando de brazo en brazo y con personas distintas. Tampoco tiene problemas con dormir en un lugar ruidoso, aunque sí es cierto que le cuesta más coger el sueño porque siempre prefiere curiosear y estar en el ajo. Puedo dejarlo con quien sea que se queda tan feliz, y eso me aporta una inmensa tranquilidad. No me gustaría que me necesitara para estar bien y que sienta ansiedad cuando no estoy, sé que eso va con la personalidad y hay niños que desde bien pequeños son muy dependientes (tengo ejemplos en mi familia); pero por suerte (y digo suerte porque, repito, para mí es una tranquilidad) mi Peloncete es muy independiente.

Otra cosa que le encanta es estar en su parque y jugar. Se puede llevar ahí las horas muertas, que ni se aburre ni nos llama (a no ser que se caiga y no pueda levantarse). Yo le escucho emitir sonidos y chocar a sus muñecos y no puedo evitar verlo súper mayor, me quedo como una tonta mirando y pensando en cuándo creció tanto… últimamente hace muchos amagos de gateo y se pasa la mayor parte del tiempo tirándose de cabeza, menos mal que el parque está acolchado y tal como se cae se queda tirado jugando en la postura que caiga. Es un personaje digno de admirar.

No es para nada llorón, él más bien empieza a quejarse cuando necesita algo para que le prestemos atención pero no suele llorar. Es un niño muy brutote que aguanta bien el dolor, por lo que cuesta saber si tiene cualquier cosilla ya que no se queja. Tiene mucha fuerza, y da unos pellizcos que te hacen ver las estrellas. Le encanta agarrar cosas antes de dormir, ya sea nuestra nariz, oreja, mano o lo que pille. A veces empieza a apretar demasiado, y cuesta aguantar el tirón hasta que se duerme…

Creemos que va a ser un charlatán, ya que suele “hablar” continuamente. La primera palabra que dijo fue “mama”, seguida de “papa” y recientemente ha añadido “tata”, “guigui”, “yiyi” y menos veces “tete”. Ya dice adiós con la mano y toca las palmas, ¡tenemos un payaso en casa! Intenta imitar continuamente lo que hacemos, lo que me hace pensar que hay que ir con ojo y cuidando modales y vocabulario (yo siempre he tenido muy mala boca), porque tenemos un pequeño observador que todo lo pilla.

Es muy risueño y simpático, siempre está contento y es muy fácil hacerle reír. Le encanta que le den sustos y lo zarandeen, parece que el “peligro” le gusta. Es muy juguetón y con cualquier cosa que le des se entretiene.

Como ya he dicho somos muy afortunados, porque estamos criando a un hijo sin problemas y sin enterarnos por así decirlo. Tiene su carácter y se le ve, pero es muy llevadero y nos lo está poniendo muy fácil (al menos, por ahora). No sé si esto cambiará y tendré que arrepentirme de todo lo que he dicho, espero que no. No sé si con otro hijo lloraré todo lo que no estoy llorando ahora, espero que no. Lo único que puedo saber es el ahora, y hoy por hoy no podemos pedir más. En estos 8 meses hemos conocido el amor más profundo e innato, el que te desgarra y sale de dentro a borbotones. Para ser felices lo único que necesitamos es una sonrisa suya, y nos la regala a cada momento…

Gracias pequeño P por llegar a nuestras vidas y darnos tanto, te queremos más de lo que podemos expresar con palabras, pero con besos te lo diremos todos los días…

¡Feliz martes!