Colecho no programado

Antes de que Peloncete naciera no quisimos plantearnos demasiado ciertos aspectos del día a día, por no anticiparnos sin saber cómo se darían las cosas. Preferimos ser cautos e ir actuando conforme la situación lo requiriera, aunque mi marido es de esas personas a las que les tranquiliza tener “casi todo” programado, según qué cosas yo prefiero actuar sobre la marcha. Creo que muchas veces anticiparse tanto es un error, y que si después no sale como imaginabas puede causarte frustración.

Así que en cuanto a dónde dormiría el peque no quisimos ceñirnos a una sola idea. Estuvimos como locos buscando una cuna de colecho, pero debido a la altura de nuestra cama (más alta de lo normal) no encontramos ninguna que se ajustara a las medidas que necesitábamos y tuvimos que descartar esta idea. Así que compramos una minicuna normal, y decidimos que dormiría en nuestro cuarto (pegadito a mi lado de la cama).

La verdad es que el pequeño las primeras semanas sí dormía en la cuna, y no lloraba ni se quejaba. Como estábamos con lactancia mixta estas semanas, me tenía que levantar a darle el bibi cada cierto tiempo después de la toma del pecho. Pero el biberón nocturno no siempre lo tomaba, y solía quedarse dormido tomando el pecho así que viendo que me levantaba sin necesidad (el pecho podía dárselo acostado conmigo) una noche decidí meterlo en la cama y dormirme yo también. Recuerdo estas primeras noches agotadoras, pues el hecho de tener que levantarte a preparar el biberón ya te espabila y después cuesta volver a coger el sueño. Esto con el pecho no pasaba, y para mí fue un verdadero alivio eliminar el biberón y no tener que levantarme.

De modo que al acostarnos dejaba a Peloncete en su cunita y cuando tenía hambre y se despertaba lo metía en la cama conmigo, y nos quedábamos dormidos hasta el día siguiente. El tiempo que pasaba en su cuna no suponía un mayor descanso para nosotros, porque cada vez que emitía algún sonido o se movía nos levantábamos para alumbrarlo con el móvil y comprobar que estaba bien. Esto no ocurría cuando lo metía en nuestra cama, la tranquilidad de estar a su lado y poder comprobar que se encuentra bien sin necesidad de moverte supone un gran alivio.

Así que sin quererlo y sin planearlo empezamos a colechar. Yo tenía mis dudas, no os creáis que estaba muy convencida. Pensaba que quizá no era tan beneficioso para el bebé, que se podía acostumbrar a dormir con sus padres y que si algún día no pudiéramos estar no iba a poder/querer dormir. Pensaba que teniendo su teta a mano cuando lo deseara nunca dejaría de comer por las noches, y la lactancia se iba a prolongar más de lo que yo deseaba. Pensaba que restaba mucha intimidad a la pareja y que podría repercutir de alguna manera negativa. Pensaba que no dormiría cómoda con él tan pequeño al lado, por no querer moverme y dejarle sin espacio…

Pero todas estas ideas se fueron esfumando solas conforme pasaba el tiempo. De hecho, he podido comprobar por mí misma como se han desmontado la mayoría y he encontrado muchos más beneficios que desconocía.

Con respecto a que el bebé se acostumbrara a dormir sólo con nosotros, creo que (hoy por hoy) no existe ese inconveniente. Es verdad que no ha pasado ni una noche sin mí (sin su padre sí, porque como ya mencioné alguna vez trabaja en sanidad y tiene turnos de noche) pero por el procedimiento que seguimos cada noche puedo intuir que no tendrá este problema. Nosotros acostamos al peque sobre las 21h cada día, lo dejamos en nuestra cama solito (lo vigilamos con cámara, por aquello de que se mueva demasiado) y no nos acostamos con él hasta las 00h aproximadamente. Esas horas que pasa dormido y solo, está tan tranquilo y no suele despertarse. No le importa estar solo, cosa que me sorprende pues siempre ha dormido con nosotros. Si se despierta basta con echarte a su lado y que sienta compañía, y vuelve a dormirse de seguida. Por esto creo que no le importará dormir, si es necesario, algún día con otra persona (que serán sus abuelos si acaso). Dentro de un mes tengo una boda a la que vamos solos mi marido y yo, ya os contaré qué tal pasa su primera noche sin nosotros…

En cuanto a las tomas nocturnas, hemos pasado por rachas pero más o menos está estabilizado. Actualmente no toma pecho durante el día, sólo toma cuando se despierta por la noche (para dormir antes de acostarlo toma biberón, después se duerme con el chupe). Yo he notado mucho la disminución en la producción de leche, y creo que él también. Cuando se despierta por la noche a veces con el chupe se conforma, otras veces no porque lo que tiene realmente es hambre y en estas ocasiones sí mama. Lleva unos días que suele comer 2 veces por la noche, lo cual es un logro porque había noches que yo perdía la cuenta (6 veces o más). Así que creo que poco a poco, irá dejando el pecho y dormirá del tirón. Al menos, eso espero.

La intimidad de la pareja es lo que menos me ha preocupado siempre porque no creo que se base exclusivamente en la cama, y de todas formas pienso que teniendo un bebé en una cunita al lado tampoco tienes demasiada intimidad. Desde que Peloncete es “más mayor” y se acuesta antes que nosotros, nos quedan unas 3 horas de sofá que son un lujazo. Aquí es cuando retomamos un poco nuestra intimidad o como lo queráis llamar, porque podemos dedicarnos el uno al otro sin tener que estar pendiente del pequeñín. Y la verdad es que los meses anteriores que no podíamos hacer esto tampoco se había resentido, simplemente intentábamos buscar nuestro tiempo de pareja como fuera. Ahora ya volvemos a disfrutar de nuestro ratito, y sin duda es el momento más deseado del día.

La comodidad por las noches también la he recuperado, aunque debo admitir que al principio era más complicado. Pero no por el hecho de que durmiera con nosotros, sino porque al no tener aún demasiada experiencia con la lactancia me costó encontrar la postura para darle el pecho acostada y estar cómoda. Lo que sí he llevado mal ha sido el no poder taparme hasta las orejas como a mí me gustaba, porque para eso tenía que taparle la cabecita a mi peque así que no me ha quedado otra que acostumbrarme a dormir menos tapada. Es curioso que cuando cuentas que el bebé duerme contigo (además de ver reacciones de todo tipo) siempre te hacen la misma pregunta, y es si no te da miedo de aplastar al bebé. Lo cierto es que no, nunca he tenido ese temor y no creo que sea algo que pueda ocurrir. Cuando duermes con un bebé parece que tienes activado esto en el cerebro y que, aun estando dormida, lo tienes presente. Te mueves con más cuidado y sabes en todo momento que está ahí. Alguna vez al principio si me lo encontraba pegadito a mí (por el peso, se venía para mi hueco) pero tampoco era ningún problema, lo cogía y lo separaba un poco y listo. Al niño esto nunca le molestó ni le despertó, más bien al contrario, le gusta estar pegado a sus papis y sentir nuestro calorcito.

Así que nuestra experiencia con el colecho está siendo inmejorable, y no la cambio por nada. Para nosotros es un gustazo dormir con nuestro pelón, y despertarse con él ya ni os cuento. Hay veces que nos cuesta la vida salir de la cama, de lo bien que estamos los tres ahí metidos. No me planteo cuándo empezará a dormir solo, es algo que actualmente no me preocupa. Quiero disfrutar de él todo lo que pueda, sé que esto algún día se acabará y por eso lo voy a saborear al máximo. No tengo comprada cuna ni cama (sólo la minucuna que compramos antes de que naciera), iremos viendo con el tiempo y cuando creamos que quiera dar el siguiente paso la compraremos.

Dormir con mi hijo me ha aportado tranquilidad, descanso y mucho bienestar. Entre los tres se está forjando una unión muy fuerte y creo que el colecho también la está fomentando. Yo misma dormí con mis padres hasta los 4 años, y pienso que nuestra relación es especial gracias a ello. No creo que sea el mejor ni el peor método para dormir a un hijo, cada padre decidirá conociendo a su hijo y su situación lo que más le conviene y velará por su comodidad. A nosotros es lo que nos ha funcionado y nos ha hecho más felices, y estando nosotros bien no necesitamos más.

¿Cuál es vuestra experiencia? ¿Os gusta dormir con vuestros hijos o creéis que duermen mejor solitos? ¿Habéis colechado por convicción o las circunstancias os han obligado?

Seguimos leyéndonos, muchos besos.

Anuncios

17 thoughts on “Colecho no programado

  1. Un post genial! Nosotros practicamos el colecho más bien por comodidad nuestra y… Ahora que el Peque ya está emancipando en su cama, le hecho mucho de menos 😦 … Cuando empezó su proceso de emanciparse escribí un post sobre ello.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias! Se emancipó solito verdad? Eso había escuchado, que llega un momento en el que ellos mismos deciden irse. Yo que dormí con mis padres me fui a los 4 años pero “obligada” jajaja, no sé si mi hijo seguirá mis pasos… Buscaré tu post para leerlo, me interesa mucho este tema. Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

      1. Si el solo… Empezamos con las siestas y alguna noche cuando le preguntábamos señalaba a su habitación, todavía (por comodidad nuestra) dormimos en la cama de al lado Mami o yo. Por las noches se despierta una o dos veces para beber agua.

        Un detalle que creemos que nos ha servido bastante a nosotros, es que su cama está a la altura del suelo así puede subir y bajar cuando quiere sin peligro (tiene una barra protectora para evitar que ruede por las noches).

        Le gusta a 1 persona

  2. A mi me pasó un poco al revés, también lo comenté en un post y es que el peque pasó de dormir solo en su cama a empezara venirse a la nuestra cuando cumplió los tres años, llevamos así unos meses y no falla ni una noche. Lo cierto es que preferiría que no viniera porque ronca, pega patadas, nos quita el sitio… pero si viene será porqué lo necesita así que ahí estamos durmiendo más mal que bien…En fin es lo que hay.

    Le gusta a 1 persona

    1. Supongo que es difícil estando establecida la situación que cambie y ahora vaya a dormir con vosotros, además siendo ya mayor que se mueve y ocupa más espacio. Pero si lo necesita hay que aguantar el tirón… En algún momento volverá a la normalidad. Un besito!

      Le gusta a 1 persona

  3. Qué lindo post! Yo igual que tú hay ciertas cosas que no quiero planear porqué no sé muy bien como serán las cosas…pero si quiero tener a la peque lo más cerquita de mi posible, y si para descansar más tengo que hacer colecho, lo tengo claro! conmigo en la cama y todos descansando… Me encanta leer las experiencias de otras mamis! Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tus palabras! Yo también pienso que es mejor no anticiparse y ver cómo avanzan las cosas, y sobre todo ser flexibles y adaptarse a las necesidades que vayan surgiendo. Estaré atenta a lo que nos vayas contando, ánimo con la barriguita! Un besote

      Le gusta a 1 persona

  4. Como explico en mi entrada de hoy, yo no pegaba ojo con el colecho, pero me hubiera encantado! Y tienes mucha razón cuando dices que hay veces que planear demasiado puede ser frustrante, y más con hijos! Lo que vale para uno, no vale para otro…

    Le gusta a 1 persona

  5. Es que es así, funciona, da felicidad y es lo común en el resto del mundo. Mi mayor sigue viniendo a la cama aunque quiso cambiar a la suya llegado el momento. Los mellizos van y vienen jaja depende de cuántos haya metidos en la cama

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s