8 meses de amor

Hace 2 días Peloncete cumplió 8 meses… y nosotros seguimos sin dar crédito al ver lo rápido que pasa el tiempo ante nuestro pequeño.

En mi mente se mezclan recuerdos que siento que voy a olvidar, sensaciones y primeras veces que quiero dejar grabadas a fuego en mi memoria y me da miedo perder. Su cara de recién nacido, sus movimientos torpes, sus sonidos. Esa primera carcajada, aquella vez que se llevó el chupete a la boca solo, o la primera ocasión en la que se volteó en la cama. Todo es nuevo para nosotros y todo es especial, cada pequeño logro es merecedor de una fiesta y de un orgullo para sus padres.

Cada vez se va definiendo más su personalidad y nos conocemos y entendemos mejor. Por eso, cada día me tiene más enamorada. Porque la palabra es esa, enamoramiento. Me llena de amor mirarlo y ver cómo me sonríe, sus carcajadas son vida pura, las sílabas que pronuncia y las caricias que me hace me vuelven completamente loca.

Soy tan afortunada de tenerlo, y no sé si estoy a la altura de alguien tan grande siendo tan pequeño. Soy afortunada porque es un niño buenísimo, sé que está mal que yo lo diga, pero por qué no decirlo cuando es la verdad.

Es un niño que duerme de maravilla, al menos por las noches. Desde las 21h que se acuesta hasta las 09h que se levanta, se queda solo en la cama y no le importa. Aun estando acostumbrado a colechar, no nos necesita para estar dormido. Se despierta una vez para comer durante la noche, pero no se espabila y se duerme sobre la marcha. Por las mañanas cuando lo despertamos lo primero que hace es sonreír y querer abrazarnos, ¿no es para volverse loco de amor?

En cuanto a la alimentación, inmejorable. Todo le gusta, todo lo prueba, todo lo come. Nunca hemos tenido ningún problema al introducirle un alimento nuevo, a él todo le viene bien. Hoy en día come fruta (manzana, pera, plátano, naranjas, mandarinas), verduras (patata, zanahoria, calabaza, calabacín, puerro, apio, judías) y carne (pollo, pavo y ternera). Me habría gustado practicar el BLW pero me veía muy insegura y no lo veía preparado para darle alimentos sólidos, así que optamos por el método tradicional. Pretendo ir cambiándolo conforme vea sus capacidades, hoy por hoy algunas veces le doy pan y algún trozo de fruta. Poco a poco.

Lo que más me gusta de mi hijo es su independencia y lo extrovertido que es. No necesita a sus padres para estar bien, pues le encanta relacionarse con otras personas e interactuar (y si es con otros niños ya ni os cuento). Cada vez lo dejamos más tiempo con las abuelas, por necesidad en muchas ocasiones, y él se lo pasa pipa. Cuando salimos con amigos (siempre durante el día, por la noche creemos que es imposible porque tiene muy asimilada la rutina y le entra sueño) se porta genial, disfruta estando de brazo en brazo y con personas distintas. Tampoco tiene problemas con dormir en un lugar ruidoso, aunque sí es cierto que le cuesta más coger el sueño porque siempre prefiere curiosear y estar en el ajo. Puedo dejarlo con quien sea que se queda tan feliz, y eso me aporta una inmensa tranquilidad. No me gustaría que me necesitara para estar bien y que sienta ansiedad cuando no estoy, sé que eso va con la personalidad y hay niños que desde bien pequeños son muy dependientes (tengo ejemplos en mi familia); pero por suerte (y digo suerte porque, repito, para mí es una tranquilidad) mi Peloncete es muy independiente.

Otra cosa que le encanta es estar en su parque y jugar. Se puede llevar ahí las horas muertas, que ni se aburre ni nos llama (a no ser que se caiga y no pueda levantarse). Yo le escucho emitir sonidos y chocar a sus muñecos y no puedo evitar verlo súper mayor, me quedo como una tonta mirando y pensando en cuándo creció tanto… últimamente hace muchos amagos de gateo y se pasa la mayor parte del tiempo tirándose de cabeza, menos mal que el parque está acolchado y tal como se cae se queda tirado jugando en la postura que caiga. Es un personaje digno de admirar.

No es para nada llorón, él más bien empieza a quejarse cuando necesita algo para que le prestemos atención pero no suele llorar. Es un niño muy brutote que aguanta bien el dolor, por lo que cuesta saber si tiene cualquier cosilla ya que no se queja. Tiene mucha fuerza, y da unos pellizcos que te hacen ver las estrellas. Le encanta agarrar cosas antes de dormir, ya sea nuestra nariz, oreja, mano o lo que pille. A veces empieza a apretar demasiado, y cuesta aguantar el tirón hasta que se duerme…

Creemos que va a ser un charlatán, ya que suele “hablar” continuamente. La primera palabra que dijo fue “mama”, seguida de “papa” y recientemente ha añadido “tata”, “guigui”, “yiyi” y menos veces “tete”. Ya dice adiós con la mano y toca las palmas, ¡tenemos un payaso en casa! Intenta imitar continuamente lo que hacemos, lo que me hace pensar que hay que ir con ojo y cuidando modales y vocabulario (yo siempre he tenido muy mala boca), porque tenemos un pequeño observador que todo lo pilla.

Es muy risueño y simpático, siempre está contento y es muy fácil hacerle reír. Le encanta que le den sustos y lo zarandeen, parece que el “peligro” le gusta. Es muy juguetón y con cualquier cosa que le des se entretiene.

Como ya he dicho somos muy afortunados, porque estamos criando a un hijo sin problemas y sin enterarnos por así decirlo. Tiene su carácter y se le ve, pero es muy llevadero y nos lo está poniendo muy fácil (al menos, por ahora). No sé si esto cambiará y tendré que arrepentirme de todo lo que he dicho, espero que no. No sé si con otro hijo lloraré todo lo que no estoy llorando ahora, espero que no. Lo único que puedo saber es el ahora, y hoy por hoy no podemos pedir más. En estos 8 meses hemos conocido el amor más profundo e innato, el que te desgarra y sale de dentro a borbotones. Para ser felices lo único que necesitamos es una sonrisa suya, y nos la regala a cada momento…

Gracias pequeño P por llegar a nuestras vidas y darnos tanto, te queremos más de lo que podemos expresar con palabras, pero con besos te lo diremos todos los días…

¡Feliz martes!

 

Anuncios

14 thoughts on “8 meses de amor

    1. Muchas gracias! Me alegro de que te guste, sale del alma porque se siente tanto como bien dices cuando eres madre…Lo de contarlo poco sirve, porque se sabe cuando se vive! Tiene sus momentos malos, pero lo bueno lo compensa todo. Gracias por pasar por aquí, un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  1. Precioso post 🙂 Me siento tan identificada con tus palabras. La peque cumplió los 8 meses la semana pasada. Pasa tan deprisa que parece increíble todo lo que han aprendido y crecido en este tiempo, ¿verdad?
    Tienes un angelito eh. Mi niña sigue dándonos guerra por las noches jeje. Le va mucho la fiesta! Tengo asumido que haberla mareado con tanta guardia nocturna durante el embarazo me lo va a pagar durante muchos años jajaja.
    Un abrazo guapa!

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja! No te van a salir gratis las guardias parece ;P Eres enfermera verdad? Mi marido también, en su hospital no dan la baja hasta que la embarazada está de 18 semanas y compadezco a las compañeras porque deber ser muy difícil, la verdad. Mi peque parece que leyó el post de ayer y quiso llevarme la contraria, anoche eran las 11 de la noche y acabé porteando para dormirlo. Tiene sus días malos como todos, pero por o general no puedo quejarme! Yo no sé tú pero a mí me pasa que lo veo súper mayor, cuando lo miro sentado solo jugando… Pienso cuándo ha crecido tanto sin darme cuenta. Un beso grande!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s