Actividad acuática para bebés

¡Buenos días a todos! ¿Cómo va el lunes? El mío no va muy mal, a pesar de arrastrar un cansancio incontrolable debido a que Peloncete se despertó a las 4 de la mañana para tomar el bibi nocturno, y aunque después se durmió sin problemas yo no podía dormir. Me costó casi 2 horas conciliar el sueño, y a las 7 ya estaba sonando el despertador… Así que aquí estoy, pensando sólo en llegar a casa y pegarme una siesta de las muuuy largas con mi pequeño. Espero que se cumpla y no se quede en un simple deseo jeje!

Hoy quería hablaros de nuestra experiencia con la actividad acuática para bebés, pues pelón lleva casi 2 meses asistiendo a clases de “natación” y ya podemos contar un poco cómo le ha ido y los avances que ha ido consiguiendo.

No hace mucho os conté en este post los beneficios que me aportó la terapia acuática durante el embarazo; pues bien, en este mismo lugar también ofrecen clases para bebés a partir de los 3 meses. Cuando acudía estando embarazada me llamaba mucho la atención ver a los bebés tan chiquititos en el agua, y pensé que algún día me gustaría hacer lo mismo con el mío. Así que en marzo decidimos que ya era buen momento para que tuviera este primer contacto, especialmente de cara al verano y las vacaciones programadas que ya tenemos. Vamos a un hotel con piscina al lado de la playa, así que estamos más tranquilos sabiendo que Peloncete ya sabe manejarse un poco en el agua y que no se asusta.

El peque acude a clase 2 veces por semana, y cada clase tiene una duración de 20 minutos. Son clases completamente individualizadas, con un monitor que se dedica exclusivamente al pequeño y donde puede tener un acompañante en la piscina. Esto es bueno de cara a tener unas nociones básicas y darle seguridad al pequeño, que no se encuentra sólo en el agua con una persona desconocida (aunque el mío nunca tuvo problema con esto, como ya sabéis es muy social y se adapta que da gusto). En nuestro caso suelo acompañarlo yo, aunque el papá ha probado alguna vez. Por su horario irregular de trabajo no puede estar siempre, por eso soy yo la que se mete con él. Recomiendan que sea siempre la misma persona, aunque algún día pruebe otro familiar, pero nos comentaron que es mejor seguir esta rutina con los bebés y así el acompañante también aprende las pautas que siguen en la actividad.

Creo que a la mayoría de los niños les encanta el agua, es un gustazo ver cómo disfrutan y lo bien que se lo pasan; además de los beneficios que les aporta la propia actividad. Los primeros días nos dedicamos a dar paseos dentro del agua con distintos juguetes, y pelón estuvo chapoteando con los brazos y las piernas (parece una ranita). Con una regadera pequeña, le echábamos agua por la cabeza contando hasta 3 para que lo relacionara y aprendiera a contener la respiración. Está mal que yo lo diga, pero mi niño es un campeón que las pilla a la primera y desde el primer día lo hace de maravilla (sí, soy su madre jajaja). Así, poco a poco, hemos llegado a poder sumergirlo y que contenga la respiración. También lo sentamos en el bordillo y lo tiramos de cabeza. Es para ver su cara cuando sabe que se va a sumergir, parece un vijecito apretando la nariz y cerrando los ojitos. Yo babeo que da gusto, menos mal que en el agua no se nota…

Otra de las cositas que hace es flotar boca arriba, guiado por la monitora que le agarra la cabezita. Esto le cuesta más, al ser un niño un poco nervioso no llega a relajarse del todo y que le entre agua en las orejas parece que no le gusta mucho. Aunque también lo hace, pero tiene que mejorar aún la técnica. 

Los avances son lentos, estamos hablando de niños de meses. Hay que tratarlos con mucha paciencia y cariño para que no le cojan miedo al agua y aprendan a hacerlo disfrutando. Los 20 minutos pasan volando, y después de salir están rendidos. Aunque el mío ha cogido la costumbre de dormir antes de la clase, y cuando sale ya está completamente activado para darlo todo un par de horas más jeje.

Estamos muy contentos con la experiencia, aún nos queda curso hasta finales de junio. En el mes y medio que lleva ha avanzado muchísimo, él cuando entra ya sabe perfectamente a lo que va y le encanta. Nosotros, sus papis, intentamos hacer lo mejor para él y mientras podamos fomentar este tipo de actividades seguiremos haciéndolo. 

Y vosotros, ¿habéis probado alguna actividad parecida o de este tipo? ¿tenéis ganas de hacerlo con vuestros peques? Me encanta conocer vuestras experiencias, ya lo sabéis. ¡Espero que me contéis! Besos y feliz lunes. 

Anuncios

6 thoughts on “Actividad acuática para bebés

  1. Yo quería apuntarla ahora pero muchos centros hacen temporada sólo escolar (finalizan los cursillos en junio) por lo que ya me espero a septiembre. Veremos este verano cómo le va el cloro de la piscina a su piel, y así poder ver qué hacemos. De momento con muchas ganas de verano y de bañarnos con ella 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Anda que no, estamos todos deseando que llegue el verano y que descubran la playa y piscinas! Tu niña tenía la piel atípica no? No sé cómo serán el resto de piscinas, a la que llevo al pelón el nivel de cloro es muy muy bajito (casi no se nota). Pero claro, las piscinas normales lo tienen todas prácticamente igual. En esta es también el curso escolar, en junio hay un curso intensivo y ya hasta septiembre. Espero que le vaya bien a la peque con el tema de la piel, ya nos contarás. Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s