Los excesos durante el embarazo

Durante el embarazo es imprescindible cuidar nuestra alimentación, esa teoría todas la sabemos y hemos oído mil consejos. Pues bien, yo para hacer lo contrario os quiero dar el ejemplo de lo que no se debe hacer. Porque es absurdo aconsejar algo que yo no he sido capaz de llevar a la práctica, y no voy a ponerme aquí como lo que no soy. Soy imperfecta, testaruda y muy impulsiva. Y así me fue.

Las embarazadas se ven como seres tiernos y dulces, llenos de amor y que transmiten cierta fragilidad. No era mi caso, pues me convertí en una mole de más de 100 kg (no sé exactamente cuánto alcancé, dejé de pesarme en la semana 34 y estaba en 96 kg). Todo empezó en el segundo trimestre, porque en el primero con el malestar típico y mi reposo absoluto parece que se me olvidó un poco comer. Pero en cuanto me empecé a encontrar mejor… no hubo quién me parara.

He sido siempre muy comilona, ya lo he dicho por aquí. Y aunque de pequeña estaba gordita, desde la adolescencia me he ido manteniendo en un peso normal. A veces delgada y otras veces un poco más llenita, pero nunca gorda como tal. Cuando me embaracé, allá por noviembre de 2014, pesaba 70 kg (me sobraban 5, pues después de la boda me había pegado un verano de excesos y homenajes). Nunca me han llamado la atención los dulces o los pasteles, yo prefería un buen bocadillo de queso o chorizo cuando tenía hambre. Pero parece que con el embarazo se me activó el chip… y fue mi perdición. 

Quería chocolate a todas horas, ya fuera en forma de pasteles, galletas, helados, nocilla o tableta. Lo necesitaba para calmarme, era ansiedad viva. Al principio medio te controlas, y te permites el capricho cuando sales a tomar café y pides un pastelito de acompañamiento. Pero llega un momento en el que piensas “de perdidos al río” y ese pastel que antes era esporádico es ahora un diario, por lo que después de almorzar necesitas tu tableta de chocolate y tu dosis. Y en la merienda te tomas el tazón de cereales (con chocolate) y medio litro de leche (que también me valía como dulce). Y en la cena de postre comes natillas o un helado. Y así, llega un momento en el que no tienes solución.

En las revisiones con la matrona me decía que no podía engordar de esa manera, pero tampoco me daba pautas que me ayudaran con mi problema. Porque realmente pienso que lo mío era un problema, era adicción. También es cierto que con el embarazo dejé de fumar, y yo creía que lo llevaba bien. Pero ahora visto desde lejos, quizá estaba cambiando una cosa por otra y no era del todo consciente.

Hoy día, me arrepiento enormemente de mis malos hábitos. Y ya no es por mí o el sobrepeso que me dejó, es por mi hijo. Me inunda la culpabilidad al pensar en lo mal que lo estaba alimentando mientras estaba dentro de mí, no es justo para su salud y no me lo perdono. Hoy en día es un niño sanísimo, pero tengo mis miedos al pensar que quizá en un futuro tenga problemas como la diabetes debido a mis errores durante el embarazo.

Sorprendentemente, no tuve diabetes gestacional ni ninguna otra complicación en esos 9 meses (ni después). Tuve un parto maravilloso y vaginal, a pesar de mis kilos de más y la dificultad para moverme. Porque, por si sois delgados y no lo sabéis, los kilos pesan y mucho. Te vuelves torpe y mayor, y te limitan enormemente. En mi recta final del embarazo, a pesar de estar en Sevilla con la inolvidable ola de calor (julio y agosto de 2015) me encontraba activa y hacía cosas que de fuera podían parecer bastante difíciles. Hacía todas las tareas del hogar, planchar, lavar ropa, limpiar, sacaba a las perras… Incluso sacaba fuerzas y me iba a andar por las mañanas para ejercitar un poco. Después en el posparto me pasó factura, y recuerdo no poder ni subir las escaleras debido al dolor de rodillas. Me sentía anciana.

Hoy, 9 meses después de dar a luz, peso 72 kilos. He perdido ya 30, que no son pocos. No estoy en mi peso ideal, que para mí ronda los 65, pero me estoy acercando. Desde enero estoy cuidando mi alimentación con un nutricionista, eliminé de mi dieta todo lo relacionado con el dulce y he aprendido de nuevo a vivir sin él. Me ha costado, las primeras semanas fueron horribles, pero al final se domina. Y algún día que otro me he dado un capricho, pero se ha quedado en eso: un capricho de una ocasión.

Me siento sana, me siento ágil y joven de nuevo. He podido volver a ponerme mucha de las prendas que no me entraban, y he visto como otras se han quedado grandes. Esa es una satisfacción personal muy grande. He vuelto a quererme, porque aquello también me influía en mi autoestima, y lo más importante: he aprendido a querer mi cuerpo, no como algo físico, sino como algo interno que debo cuidar y mimar. Que con la salud no se juega, y yo ya la machaqué bastante.

A vosotras mamis, ¿cómo os fue durante el embarazo? ¿Fuisteis personas normales u os convertisteis en monstruos de las galletas como yo? Contadme a ver si así me siento menos mal…

Abrazos y feliz fin de semana.

Anuncios

19 thoughts on “Los excesos durante el embarazo

  1. Yo cogí en el embarazo 13kg (teniendo en cuenta que muchos fueron al final y por el reposo absoluto, no está nada mal..) Lo que de verdad me engordó porque comí fatal fue el periodo de lactancia.. Tenía un hambre atroz, comía dulce y dulce y dulce.. No podía evitarlo jaja. Enhorabuena por todos esos kg perdidos, pero sobretodo por tomar la decisión de comer mejor. Yo estoy en ello, ya no sólo por el peso, sino por la salud. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo me callo… me odiarias. Ya de normal me excedo con el chocolate pero en el embarazo mas. Solo cogí 9kg pero es que es pura genetica..yo no engordo ni queriendo. Eso si, las visitas al dentista me recuerdan cada mes porque no debo pasarme…

    Le gusta a 1 persona

  3. Tampoco te preocupes en exceso yo leí que los bebes dentro de la tripa no comen lo que nosotros comemos sino que recogen las vitaminas que necesitan. El problema es que te dejaría a ti sin esas vitaminas y tú al comer mal apenas las repondrías. No soy médico ni matrona, lo que comento es sacado de un par de artículos que leí. Así que tampoco te obsesiones con eso. La verdad yo no engorde más que nueve kilos y andaba preocupada por el poco peso. Cada una con sus movidas jaja.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues si es así me quitas un peso de encima! Yo no repondría vitaminas, me dediqué a reponer sólo grasas jajaja! En fin, los errores de primeriza y la ansiedad incontrolable… Llevas razón, el caso es que cada una se preocupa por algo. Gracias por tus palabras, un abrazo!

      Me gusta

  4. Bueno ya estás muy cerca!!!! Mucho ánimo que lo conseguirás 😉
    Yo en este embarazo me voy a arrepentir… porque entre unas y otras estoy descuidando mucho la alimentación. tengo que ponerme seria porque sino me arrepentiré después…
    Un beso fuerte!

    Le gusta a 1 persona

  5. Uff yo no cogí mucho sólo 5kilos, pero ya me sobraban antes unos cuantos, ahora estoy intentando comer más sano, porque para mí las dietas las llevó fatal, eso de no comer de todo uff, yo quiero perder unos 10 kilos! Llevo casi 3 kilos, en un mes o así… Y es que yo engordo con solo mirar el pan je je y es que mido 1’60. Mil besos reina!!! Y a por esos 5 kilos !

    Le gusta a 1 persona

  6. Hola guapa!! Soy nueva en tu blog! Yo entiendo esa andiedad que describes, yo engordé muchos kilos por la ansiedad no por embarazo, sino por otra cosa, te domina, y cuando ya lo has hecho te sientes mal pero ya no hay vuelta atrás. Ahora yo también estoy con un nutricionista comienso saludable y bajando todos esos kilos que engordé. Besitoss!! Voy leyendote 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola guapísima! Bienvenida!! Gracias por leerme y comentar, llevas toda la razón es incontrolable y después vienen los arrepentimientos… Pero lo importante es que ahora estamos mejor y hemos aprendido a cuidarnos. Nunca es tarde si la dicha es buena 😉 un abrazo!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s