Llegamos a las 20 semanas

¡Muy buenas a todos! Ya estoy de vuelta por aquí, la verdad es que estaba deseando contaros las últimas novedades y poneros un poquito al día. Son muchas las experiencias vividas en este verano, pero como la más reciente es la relacionada con el embarazo (pues ayer fue la eco morfológica) empezaré por ahí 😉

Como ya sabréis los que habéis pasado por esto, y para los que no lo hayáis vivido os cuento un poco, la famosa “ecografía morfológica de las 20 semanas” tiene tanta relevancia porque a través de ella se valora si existen malformaciones fetales y si el bebé se está desarrollando con normalidad. Debido a que el bebé ya está casi formado, es el momento ideal para hacer un estudio más minucioso del sistema nervioso central, el aparato circulatorio y digestivo. Es una prueba que impone un poco, pues aunque anteriormente no se haya apreciado nada alarmante se puede detectar en este momento.

Afortunadamente, nuestro garbancito está perfecto y todo en su mini cuerpo le funciona como es debido. Ya conocimos el sexo en una ecografía que nos hicimos por el privado en la semana 15, pero en esta de nuevo nos lo confirmaron:

¡ES UN NIÑO!

Pues sí, ¡otro machote para la casa! Algo en mi interior ya me lo decía desde el principio, aunque todo el mundo se empeñaba en decir que era una niña. Y cuando digo todo el mundo, me refiero a todos. Familia, amigos e incluso marido (está deseando tener una nena que le mime, o eso cree él…). Cuando fuimos a la ecografía con 15 semanas sólo teníamos pensado un nombre, y era para chico. Así que en cuanto nos lo confirmaron nuestro pequeñín ya tenía su “identidad”. Por el momento lo llamaré Pequeño J hasta que lo conozca en persona y pueda asignarle algún nombre cariñoso en función de sus peculiaridades 😉

Como ya os adelanté por instagram, viene grandote. En el momento de la ecografía me encontraba exactamente de 20+4 semanas, os resumo un poco sus medidas para que me entendáis:

PARÁMETRO

MEDIDA DE PEQUEÑO J

MEDIA PARA 20 SEMANAS

CORRESPONDENCIA EN SEMANAS

Peso fetal

430 gr

331 gr

22 – 23

Diámetro biparietal (DBP)

49,9 mm

48,3 mm

21+1

Perímetro abdominal

165,3 mm

158,7 mm

21+4

Longitud del fémur

36,7 mm

32,7 mm

21+5

Fuente: http://top.elembarazo.net/percentiles-fetales.html

 

No soy yo precisamente de mirar mucho los números y, menos aún, fiarme de ellos. Está claro que son medidas orientativas, que cada bebé es distinto y no todos tienen el mismo ritmo de desarrollo. Con Peloncete me pasó que me “asustaron” un poco con el peso, y cuando nació no fue nada fuera de lo normal (3,456 kg). Sin embargo, por las ecografías sí sospechábamos que sería un bebé grandecito pues siempre medía más de lo que le correspondía (especialmente la longitud del fémur, como le está pasando a su hermano); y efectivamente midió 52 centímetros al nacer.

Lo importante, sin lugar a dudas, es que todo esté funcionando bien y así es. Desde la semana 16 puedo confirmar que siento sus movimientos, aunque se han intensificado hace unas dos semanas aproximadamente. Al principio eran muy leves, tanto que si eres primeriza ni los sabes distinguir, y dudaba un poco de si era él o no pero con los días supe que no podía deberse a otra cosa. Ahora son movimientos muy claros y durante todo el día. Se mueve muchísimo, con Peloncete también recuerdo mucha actividad pero no sé si hasta el punto del Pequeño J. Cuando me hice la ecografía a las 15 semanas ya me lo advirtió la ginecóloga, me dijo que para ser tan pequeño era muy activo. Para mí supone una tranquilidad inmensa, sentirlo y saber que se encuentra bien. Hasta lo ha podido sentir también el papi, pues poniendo la mano en la barriguita ya se nota perfectamente. De hecho, mientras escribo esto no para de dar golpecitos. Va a ser un juguetón este pequeñín.

En cuanto a mí, no tengo mucho que destacar porque me encuentro de maravilla. El verano está siendo muy llevadero pues lo comparo con el anterior y no hay color (como ya sabéis Peloncete nació el 17 de agosto así que sufrí todo el calor con la gran barrigota). Con un loquillo por casa que absorbe todo mi tiempo y atenciones no puedo centrarme mucho en pensar en el nuevo miembro, y las semanas pasan volando sin ser consciente. Muchas veces tengo que mirar el móvil para saber de cuánto tiempo estoy, porque ni eso soy capaz de memorizar. Por suerte pelón está en una fase de sueño buenísima, y suele dormir 3 horas de siesta cada tarde (basta que lo diga en voz alta y se estropee). Yo lo acompaño, y sí, duermo también 3 horas. Muchas veces me he despertado gracias al despertador o porque alguien nos ha dado el toque, parece que la fase de sueño y cansancio no se me pasará en todo el embarazo. La verdad es que el tiempo que estoy activa agoto todas mis energías, y en algún momento tengo que reponer jeje! Aprovecho que después sé que no voy a poder y me acordaré de estos días…

De nuevo estoy viviendo las ganas continuas de chocolate y dulce a todas horas, y con las vacaciones me he descontrolado un poco y he abusado en varias ocasiones. Eso es lo que peor llevo, el cuerpo me lo pide desesperadamente y me convierto en una yonki del dulce. Intento controlar, no quiero que se me vaya de las manos como me pasó con el embarazo anterior, pero es muy difícil la verdad. Aun así estoy cogiendo menos peso y llevo una vida más sana y activa, así que espero continuar con este ritmo y, aunque con algún capricho esporádico, poder mantenerme.

Y por ahora creo que voy a parar de contar cosas porque me está quedando un post más largo de lo que pretendía, tengo que ordenar un poco mi cabeza y centrarme en publicar con periodicidad (me gusta tenerlo todo organizado y hacer las cosas “bien”, así vivo más tranquila). Quiero retomar el ritmo del blog y hacer algunos cambios, a ver si la mente me lo permite y puedo. Y digo si la mente me lo permite porque el embarazo me ha anulado las pocas neuronas que me quedaban, y el despiste que arrastro es importante. Algún día volveré a ser una persona normal, pero ahora no puedo hacer mucho para evitarlo…

Gracias de corazón por seguir aquí y leer mis historias que poco interés tienen, sois maravillosos. ¡Un abrazo a todos! 

 

Anuncios

15 thoughts on “Llegamos a las 20 semanas

  1. Ole ole ole!! Yo era de las que siempre quiso niña, me veía con niñas, soñaba con niñas..y me tocó niño jaja. Pero es que desde que lo tengo a él, ahora me imagino teniendo más niños, en masculino. No se, son tan monos y cariñosos, creo que ahora prefiero niños jaja.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s