No me gusta estar embarazada

Pues así es. Esa es mi realidad, y no quiero disfrazarla. Llega un momento del embarazo en que lo pienso muy a menudo, aunque intento evitarlo, pero lo cierto es que estoy cansada de estar embarazada.

Con el embarazo anterior me ocurrió igual, y aunque éste me lo he tomado con más filosofía al final ha despuntado mi cansancio. A esto se le une que el embarazo anterior lo tengo súper reciente, y a veces los confundo mentalmente y me da la impresión de que llevo embarazada un año y medio. Un poco agotador.

El embarazo no es un estado idílico, tampoco una enfermedad como estamos cansadas de oír, pero lo cierto es que no estás como siempre. Repercute en muchos aspectos, a veces de manera positiva y otras de manera negativa. Eso es así, y dependiendo de cada mujer estarán más a gusto con su estado o menos.

Yo no soy la típica embarazada dulce y llena de amor (la verdad, creo que de estas hay pocas). No inspiro ternura, no me siento bella, ni tengo una mini barriguita de esas redonditas y preciosas. Yo soy una mujer más bien brutota, que ando por ahí con mi panza cervecera haciendo (o intentando hacer) lo mismo que si no estuviera embarazada (cargando compra, subiendo y bajando carro y niño del coche, sacando a perras, pasando aspirador por casa, poniendo lavadoras y cargando con la ropa mojada para tenderla…). Soy bastante bestia por naturaleza, en todo lo que hago, y ni estando embarazada sé disimularlo.

Me siento menos bella que nunca, cada cambio en mi cuerpo me resulta desagradable y hace que a veces prefiera no mirarme al espejo. Echo de menos ponerme un vaquero normal con cualquier camiseta sin tener un barrigón de por medio, o poder agacharme para atarme los cordones sin pasar un mal rato. No me veo bien con nada, si me visto con ropa ancha parezco una “mesa camilla”; si me pongo ropa estrecha veo curvas por todas partes. Tengo peor cara que nunca, pues las ojeras no hay quien las disimule y el cansancio nunca se va. Además, me ha salido acné (que no suelo tener) y estoy peor que una adolescente.

Me cuesta estar de buen humor, suelo enfadarme con facilidad y estoy bastante susceptible. Tengo poca paciencia y salto a la mínima. A veces también estoy muy triste, y odio estos cambios hormonales continuos que me tienen en una montaña rusa de emociones. Me gustaría estabilizarme y dejar estos humores para esos días del mes, que a veces hasta echo de menos.

Estoy cansada de engordar y no poder hacer nada para remediarlo. De tener hambre a todas horas y ganas de chocolate cual yonki. De esta pereza continua que me quita las ganas de moverme y salir a ejercitarme un poco, que nunca he sido yo deportista ni muy activa, pero ahora menos aún.

Y lo peor es que ya me estoy desesperando y aún me queda el que, para mí, es el peor trimestre. Ahora viene lo fuerte, el último tirón. Cuando la barriga ya se desborda y no hay quien la controle, cuando empiezan las contracciones de BH y se pone dura a cada rato, cuando el dolor de costillas se hace insoportable y no hay postura que lo alivie. Esa etapa en la que tengo que levantarme dos veces a orinar por la noche, en la que el insomnio hace acto de presencia y no te deja descansar lo que necesitas. El momento de volverme loca y preparar todo para la llegada del bebé, ese dichoso síndrome del nido que me hace limpiar rincones insospechados. Las molestias con las posturas del bebé, que se clava por aquí y por allí. Los pies que se hinchan, los sujetadores que no puedo soportar… todo ello aún está por llegar.

Y la verdad, no veo el momento en que pase todo. Estoy deseando volver a la normalidad, dejar un poco lo de ser madre y poder ser también mujer (que es lo que menos me siento ahora). Y sé que aún me queda para ello, porque el posparto es otra etapa dura y hasta que me recupere por completo tiene que pasar un tiempo. No sé qué es peor…

No me gusta estar embarazada, hay mujeres que viven esta etapa como la mejor de sus vidas y la disfrutan de verdad. No es mi caso, pero esto no afecta ni un ápice al amor que ya siento por mi hijo. Porque para mí, estar embarazada y ser madre no van exclusivamente de la mano. Porque estoy deseando conocer a este nuevo ser y entregarme a él, y sé que será de nuevo una experiencia maravillosa e insuperable. Ser madre me encanta, y es un papel que no cambiaría. Adoro a mis hijos, es el sentimiento más fuerte que jamás he tenido. Pero la etapa previa, el embarazo y todo lo que conlleva… si pudiera me lo ahorraría.

Anuncios

19 thoughts on “No me gusta estar embarazada

  1. Pues te entiendo perfectamente. Yo llegué a acostumbrarme a estar embarazada y casi que hasta me hubiera quedado un mes más así!! jajajajaja A lo mejor por miedo a la llegada del bebé y todo lo que ello conllevaba. Pero aunque reconozco que yo no me encontraba mal del todo, no es un estado normal ni de lejos y te encuentras con muchas limitaciones. Para mí la peor era no poder tomar medicación cuando te duele algo o con un simple resfriado. Yo era de las que, aunque el médico me dijera que podía tomarlo, por el “porsiacaso” no me lo tomaba. Ánimo y paciencia!! Un beso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es verdad que el tema de no poder medicarnos es también una lata, yo en el primer trimestre padecí de muy fuertes migrañas y no podía hacer nada! El paracetamol no me las quitaba y tampoco me gustaba abusar, así que no queda otra que aguantarse…No sé si llegaré a acostumbrarme como tú jejejej, eso no es mala señal desde luego! Gracias por los ánimos y tus palabras, un fuerte abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  2. ai por favor!! me siento totalmente identificada. En los otros embarazos no lo viví así pero con este…me veo horrible, me mata atarme los cordones, estoy horrible con todo y pienso que maridito me ve poo atractiva, y lo paso aún peor, mira q el pobre no dice eso, pero yo que sé! Y hasta que recuperemos la figura….quiero llorar!! (momento bajón de la montaña rusa de la que hablas) una pena, eh!!ajjajaj, ánimo, ya nos queda algo menos!! Todo sea por ver la carita a esa ducle personita que en nada veremos su carita!!jiji

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues estamos las dos igual! Yo no sé si nos dicen eso porque lo piensan de verdad o simplemente porque nos quieren jaja! Desde luego lo contrario tampoco nos lo pueden decir… y menos si me pillas en un día de estos “agresivos”. Yo estoy muy hartita de tantas emociones… pero está claro, que merece la pena infinito sólo por nuestro nuevo retoño. Ánimos también para ti, sienta genial sentirse identificada! Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

    1. Sí Rocío, demasiados cambios y cuesta afrontarlos! A veces se lleva mejor, otras te desesperas. Pues, ¿sabes que hace tiempo escribí un post hablando de que “yo quería poner un huevo”? Al final resulta que no estaba yo tan loca jajaja! Un beso guapísima, y gracias por los ánimos!!

      Le gusta a 1 persona

  3. Ay pobre!!!! pero es que tienes toda la razón del mundo. Yo a lo que más le temo de tener el segundo hijo es el embarazo… que horrooooooor. escribí un post parecido en el que también me desahogaba. no entiendo que nos intenten vender que el embarazo es la etapa más bonita de una mujer. Es una M—-A y solo compensa por traer a nuestros hijos al mundo. Te acabo de leer y se me acaban de esfumar las ganas de volver a embarazarme…jejejejej Animo que ya queda menos

    Le gusta a 1 persona

    1. Jaajajja pues tampoco quiero quitarte las ganas mujer! Está clarísimo que merece la pena y la recompensa es enorme, pero si pudiera ahorrármelo créeme que lo haría! Y hay mujeres que están encantadas… me cuesta entenderlo la verdad. Yo personalmente no creo que eche de menos esta etapa… gracias por los ánimos guapa, sí por suerte va quedando menos!

      Le gusta a 1 persona

  4. A mi tampoco… de hecho en el primero acuñé una frase y la gente se mondaba, pero yo la decía totalmente en serio: menos mal que me van a dar un bebé porque si no, me da algo. No me siento especialmente comoda y aunque no tengo problemas de salud, estoy sensible, cansada, llorona, insomne, comilona… aún así repetí y volvería a hacerlo en un futuro si puede ser…

    Le gusta a 1 persona

    1. No todo es idílico y precioso, si no fuera por la “recompensa” final que merece la pena con creces. Yo lo he dicho muchas veces, que ser madre me encanta pero no el proceso previo. Acudiría encantada a un vientre de alquiler para tener más hijos, lo que pasa es que es impensable aquí… gracias por pasarte y comentar, un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s