Lo peor de ser madre

Los que ya os habéis adentrado en el sorprendente mundo de la p/maternidad ya lo sabéis, esto no es un camino de rosas. De hecho, pienso que es la tarea más complicada a la que nos enfrentaremos jamás. Os he hablado otras veces de las cosas buenas, porque mi realidad es que lo bueno compensa con creces. Pero hay momentos muy malos, y también es necesario contarlos.

Si me seguís por las redes sociales sabréis que desde que Peloncete comenzó a ir a la guarde, no ha dejado de estar malito. Afortunadamente no ha sido nada grave, pero sí prolongado en el tiempo. Y tanto al papi como a mí, nos tiene exhaustos. Una de las peores cosas de ser madre, sin duda, es verlos enfermos. No sabía que podía sufrir tanto por otra persona, que podía dolerme tanto o más que si me estuviera ocurriendo a mí. Escucharlo respirar con dificultad y sentir que soy yo quien se asfixia, escucharlo toser y sentir el dolor del pecho, verlo llorar y pedir mimos y desear entregarle mi vida por verlo bien…

Es el sentimiento más hondo y doloroso que existe, ver a tu hijo “enfermo” y querer cambiarte por él. Tan pequeñitos, tan indefensos. Es doloroso, muy doloroso. Cuando mi pequeñín apenas tenía 4 meses, pasamos por una bronquiolitis que nos dejó marcados. Estuvo ingresado dos noches en el hospital, debido a una complicación (se formó un tapón de mocos en un pulmón, atelectasia) y lo recuerdo como unos días horribles. Estábamos muy asustados, todo era nuevo para nosotros y no sabíamos manejar demasiado bien la situación. Desde entonces, el tema mocos lo tenemos bastante controlado y hemos aprendido bien a defendernos. No ha vuelto a ocurrir nada tan grave, ha tenido varios resfriados pero nunca han ido a más afortunadamente.

Es un niño muy fuerte que no suele quejarse, no pierde el apetito ni las ganas de jugar aunque esté malo. Cuando lo he visto lloriquear y buscar mimos, me ha entristecido muchísimo porque es señal de que realmente se encuentra mal. Sé que tenemos que pasarlo, que es inevitable y hay que acostumbrarse, y que afortunadamente son cosas tontas que no conllevan gravedad. Pero cuando llevas un mes y medio de una en otra… se hace cuesta arriba, no ves el momento de verlo recuperado por completo.

Otra de las cosas malas de la maternidad, que también va de la mano de las enfermedades, es la falta de descanso. No volver a dormir 8 horas seguidas durante años (para mí era imprescindible dormir al menos 8 horas). Me está pasando factura con el segundo embarazo, no hay noche que descanse bien o que no me despierte varias veces; algunas incluso estos despertares me quitan el sueño y me dejan dando vueltas durante horas. Pelón es un niño que duerme bien, no ha sido una tarea difícil para nosotros, pero aun así no es lo mismo que cuando no tienes hijos. Él sigue en nuestra habitación, en su cuna y a veces en nuestra cama. Suelo despertarme con sus movimientos, porque creo que se ha despertado. La mayoría de veces sólo está cambiando de postura, pero mi oído de madre me hace identificar cada pequeño ruidito. Otras veces se viene a la cama, y dormir con él al lado no es algo cómodo a estas alturas. Ahora que lleva tanto tiempo malito, peor aún. Cada mañana al levantarme y mirarme al espejo parece que he envejecido 10 años, tengo unas ojeras que no me he visto en la vida. Cuando dentro de 2 meses seamos uno más, supongo que directamente me convertiré en un oso panda…

Y no nos vamos a engañar, la vida en pareja se resiente. Nos falta tiempo para dedicárnoslo a nosotros mismos, y sobre todo nos falta energía. Ayer mismo pensaba yo en un tiempo lejano, cuando una tarde de lluvia podía convertirse en el plan más romántico para quedarnos en casa acurrucados viendo pelis y comiendo chocolate. Ahora… ni en sueños. Una tarde de lluvia puede ser un suplicio, sin poder salir al parque a jugar y teniendo que inventar lo inimaginable para entretener al niño toda la tarde en casa. Acabas más agotado aún, y un pelín desesperado. Cuando el pequeño se duerme, ya no te quedan ni ganas de acurrucarte en el sofá a ver aunque sea un programa chorra. Lo que necesitas es ir a la cama, cerrar los ojos y desconectar el cerebro hasta nuevo aviso. Como mucho un par de besos y recordarnos que nos seguimos queriendo, aunque no nos dejen hacerlo.

Podría ponerme a analizar cada cambio y valorar los aspectos negativos, pero no creo que sea necesario dramatizar tanto. Para mí lo peor, sin dudar, es verlos malitos. Es sufrir por ellos. Todo lo demás, es pasajero y tiene solución. Ya tendré tiempo de dormir, y la relación de pareja seguro que saldrá más fortalecida de esta etapa y con una compenetración total. Son cosas que no me preocupan, pero existen y también es bueno reírse de ellas.

Convertirte en madre es algo que ocurre de la noche a la mañana sin que nos lo enseñen, sin imaginar siquiera todo lo que vas a sentir. Se sabe cuando se vive, y en el camino ocurre de todo. Se pondrá a prueba nuestra fortaleza, nuestra paciencia, nuestra seguridad. Pero a cambio recibiremos tanto… que indudablemente merece la pena.

Nos leemos de nuevo el lunes, un abrazo a todos y feliz fin de semana.

Anuncios

4 thoughts on “Lo peor de ser madre

  1. jo, que grandes verdades!! siempre nos cambiaríamos por ellos, y es que verlos así es lo peor de lo peor!! mi rubio duerme aún con nosotros y desde hace un par de meses sorprendentemente duerme del tirón, algo que no sabes como agradezco, porque con el embarazo me estaba resintiendo bastante…ahora estoy como tu, en dos meses cuando seamos uno más…y volvamos a no dormir….jo, no lo quiero ni pensar!! que he conseguido algo más de dos años poder dormir toda una noche del tirón!!jejej, bueno…te deseo buena suerte!!ajajja, que la necesiitamos!!jjjj, ánimo con los catarros, los moccos y estos viruses…snifsnif

    Le gusta a 1 persona

    1. Se hace duro la falta de descanso día tras día… y con el embarazo ya ni hablemos! Disfruta y aprovecha este tiempito que te queda poco jeje, aunque a lo mejor el tercero te sale dormilón y es de esos que desde bebés duermen tantas horas (como cuentan algunas leyendas urbanas). Esperemos tener suerte!! Gracias por los ánimos, yo es lo que peor llevo verlo malito… supongo que ser primeriza tampoco ayuda! Un abrazo guapísima!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s