Pasaba por aquí 

Hace tanto que no paso por aquí que hasta se me hace extraño, no sé si alguien leerá esto o si realmente lo escribo más para mí. Para cerrar una etapa que empecé en un momento de mi vida en el que lo necesitaba, pero que ya no. Y nunca me ha gustado dejar las cosas a medias y sin terminar, por eso tenía que hacerlo. 
Me encuentro aquí, en mi cama, justo en medio de mis dos hombrecillos. Hoy no está nuestro papi para acompañarnos porque trabaja de noche, así que la cama es toda nuestra. O más bien, toda suya porque aunque ni los dos juntos llegan a ocupar lo mismo que yo terminan apoderándose de todo el espacio y dejándome arrinconada y en posturas imposibles. Pero sólo con dormir escuchando su respiración ya me compensa, pocas cosas más reconfortantes encuentro hoy por hoy. 
Nuestro segundo hijo, Pequeño J, cumplirá 4 meses dentro de 4 días. Vino al mundo en la semana 40+4 de forma espontánea, rápida y salvaje. Tengo la sensación de que el parto me dominó a mí y no al contrario, y me recuerdo más animal que nunca. Pude sentir y sufrir cada paso hasta que mi cuerpo estuvo preparado para que saliera, y conocí aquella famosa sensación que llaman “arco de fuego”. Después de experimentarla, no veo otra denominación más acorde. No hubo desgarros ni episiotomía, mi gran bebé llegó a este mundo sin causar grandes estragos en mí. Y eso que dicen que los niños grandes deben nacer por cesárea… sus 4,040kg y 52cm demuestran que no siempre es necesario. 
Una lactancia exitosa pero muy dura, que comenzó con unas grietas horribles (junto con el dolor del parto, de las peores cosas que he sufrido nunca) y una subida de la leche que no llegó hasta el quinto día. Cinco días infernales en los que apenas pasaban 15 minutos entre tomas, aguantando con el poco calostro que había a un niño que por su peso al nacer corría el riesgo de sufrir hipoglucemia. Pero muy gratificante al ver que aún así los niveles se mantuvieron normales y no fue necesario introducir “la ayuda”. Hoy día seguimos con lactancia materna exclusiva y, aunque en muchas ocasiones me apetece abandonar y liberarme un poco, me siento muy plena al ver lo sanote y grande que está alimentándose exclusivamente de mí. 
No podría tener un mejor hermano mayor, Pequeño J ha sido muy afortunado al dar con nuestro Peloncete. Mi niño me ha demostrado su nobleza y lo cariñoso que puede llegar a ser, teniendo solo ojos para su hermano pequeño y estando siempre ahí para besarle o acariciarle. Ya me lo imagino dentro de unos años en su papel de hermano mayor, cuidándolo y protegiéndolo; dándole los mejores consejos y arropándolo. Ahora sé que hemos hecho lo mejor, que aunque sea duro siempre se tendrán el uno al otro. Y yo me encargaré de que así sea.
Como madre, he llorado bastante y me he sentido muy culpable al ver que no podía atender a mi hijo por estar dándole el pecho al pequeño. Que el mayor quería que yo lo acostara, lo bañara o le diera la comida y no podía ser. Que no podía acompañarlo al parque porque hacía demasiado frío para sacar al hermano, o que no podía ir a ponerle la vacuna por no exponer al pequeño a los virus que rondan por allí. Ha sido lo peor y lo más duro, pero se acostumbran y tú también, y se supera. 
Vivimos cada día momentos de locura, de necesitar respirar hondo y contar hasta 10. Pero también vivimos momentos de verdadero amor, de abrazos eternos y besos por todos nuestros rincones. De risas nuevas que inundan nuestra casa. De esa voz que nos llama “mamá” y “papá” y nos derrite, o de la otra voz aún más pequeña que empieza a soltar carcajadas y contagia a toda la familia. 
Es tan bonito, y tan duro a la vez. Cuando me siento superada me digo a mi misma que esto va a pasar, y que en algún momento lo echaré de menos. Sé que así será. Por eso estoy intentando saborearlo, exprimirlo, disfrutarlo y vivirlo intensamente. Porque es lo mejor que nos va a pasar nunca, de eso no me cabe duda.
Y por esa misma razón ya no puedo pasar por aquí, porque el poco tiempo que me dejan a veces lo empleo en leer o escuchar alguna canción. Y digo a veces, porque la mayoría suelo dedicarlo a dormir que es lo que más necesito. No sabía que se podía acabar tan rendida cada día sin hacer nada, más que cuidar a los niños y sobrevivir. 
Quizá retome o quizá cierre aquí para siempre, haré lo que me pida el cuerpo. Este rincón lo guardo como algo muy mío y con un cariño inmenso, pues aquí hay vivencias de una etapa de mi vida única que posiblemente olvidaría si no estuvieran escritas. Hoy me apetecía pasarme y dar señales, pero no puedo prometer una vuelta. Dejaremos la puerta abierta por lo que pueda pasar… 

Mientras me dedicaré a vivir, que es lo único que creo merece la pena. A saborear la vida, que a veces es preciosa. Y con mis tres acompañantes incondicionales, mejor imposible. 

Besos y hasta siempre. 

Anuncios

8 thoughts on “Pasaba por aquí 

    1. Muchas gracias por tus palabras! Fue muy duro aguantar sin saber si el niño estaba bien alimentado, mirando continuamente el pañal para comprobar que había pipí (bastante escaso por cierto) y agotada de insistirle para que estimulara y favoreciera la subida. Pero tarde o temprano sabía que iba a pasar, sólo tuve que ser paciente (y cabezota jajaja). Os sigo leyendo aunque con retraso y me alegro de que todo siga bien, un abrazo!

      Me gusta

  1. Dedica tu tiempo a lo que realmente importa, y cuando quieras volver aquí estaremos. A mí me quedan pocos días para ser bimadre y soy consciente que serán momentos duros y el blog quedará aparcado una temporada más o menos larga. Un abrazo enorme para tí y tu familia.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, me niego a cerrar esta puerta definitivamente porque le tengo un cariño inmenso! Y quizá cuando tenga más tiempo vuelva, porque la bimaternidad es toda una aventura y tengo mil cosas que contar jeje! Un beso y hasta siempre

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s